Noticias INVEMAR

Atrás

Día Mundial de los Arrecifes de Coral: el ecosistema emblemático del océano

En el marco de la celebración del Día Mundial de los Arrecifes de Coral, resaltamos que, en Colombia, tenemos la tercera barrera de coral más grande del mundo, ubicada en el archipiélago de San Andrés, con una longitud de 32 km.

 

Los arrecifes coralinos son ecosistemas de gran importancia debido a su alta productividad biológica. Al ser tan duros y “poderosos”, los arrecifes protegen las costas y playas de las fuertes mareas y tormentas modificando la velocidad y dirección de potentes corrientes marinas. Su singular belleza los convierte en una atracción paisajística que es aprovechada para el turismo y recreación sostenible en todo el mundo.

 

Los corales y los arrecifes coralinos modernos existen desde hace más de 1 millón de años, siendo animales coloniales compuestos por organismos llamados pólipos, organismos ancestrales muy primitivos y minúsculos que cuentan solo con unas pocas células especializadas, carecen de tejidos y sistema nervioso y no cuentan con ninguna forma de comunicación entre ellos.

 

Pólipos coralinos transparentes con algas asociadas en su interior.

 

Estos organismos (pólipos) se asocian con unas algas microscópicas llamadas Zooxanthelas y construyen un esqueleto externo calcáreo sobre el que se posa una delgada capa viva. Estas algas actúan como baterías solares que hacen fotosíntesis y reciclan el dióxido de carbono y el amoniaco producido por los corales, obteniendo oxígeno y azúcares. Como resultado, los corales emiten oxígeno al mar.

 

Esta asociación en conjunto da vida a las colonias coralinas que pueden medir más de 5 metros de diámetro y 3 de altura. Cuando miles de colonias se unen forman majestuosos arrecifes coralinos.

 

Los arrecifes coralinos son estructuras que se elevan desde el fondo del mar, lo transforman y alteran las corrientes, conservan su misión de reducir el embate de las olas y generan un hogar y medios de subsistencia para más del 25 % de los organismos que viven en el mar. Su tamaño puede oscilar desde un par de metros cuadrados, hasta 348.700 km², pero ¡en Colombia tenemos la tercera barrera de coral más grande del mundo! cuya longitud es de 32 km.

 

Arrecife coralino en Isla Fuerte. Foto Raúl Navas Camacho

 

Pez Mariposa sobre un coral blando tipo pluma. Foto: Raúl Navas Camacho

 

La gran barrera coralina, está ubicada frente a la costa de Queensland, Australia, siendo la especie más grande del planeta y visible incluso desde el espacio exterior, albergando más de 300 especies de corales.

 

En nuestros arrecifes del Caribe, tenemos cerca de 75 especies de coral y en aquellos arrecifes de costas e islas del Pacífico, aproximadamente 30 especies.

 

En Colombia, por ejemplo, la mayor cantidad de arrecifes y corales vivos están dentro de los Parques Nacionales Naturales o Reservas de Biósfera, donde se realiza un importante esfuerzo de protección y conservación. Se cuenta aún con una cobertura de coral vivo importante, mucho más abundante y en mejor estado que en muchos otros países del Caribe y del Pacífico americano.

 

No obstante, lo corales también han sido afectados. Hasta el momento, aunque su deterioro ha sido lento, cada vez son más fuertes y frecuentes los tensores que influyen en ellos. Los arrecifes del Pacífico son los que presentan un mejor estado de conservación en todo el Pacifico americano; aunque en el Caribe hay lugares donde aún abundan grandes colonias y muchos peces como podemos encontrar en los Parques Nacionales Naturales Tayrona, Corales del Rosario y San Bernardo y en la Reserva de Biosfera SeaFlower en San Andrés y Providencia.

 

Acropora palmata o Coral cuerno de alce. Tayrona. Chengue. Foto: Raúl Navas

 

Los principales factores que afectan a los corales y arrecifes coralinos vienen aumentando con el pasar del tiempo.  El cambio climático, los eventos del Niño y La Niña, el incremento de la temperatura del mar, la turbidez del agua, el envenenamiento del mar con aguas domésticas, basura, químicos y petróleo, el motor de los botes, las anclas, las enfermedades de corales, la pesca con dinamita y el mal manejo del turismo que los atrofian o los extraen como recuerdo, han contribuido a la pérdida de más del 40% de los arrecifes del planeta.

 

Tomada de Glynn et al., 2017

 

 

 

 

Promedio (0 Votos)