Atrás

Comunidades de La Guajira, comprometidas con la protección de los pastos marinos

Por: Evert José Cantillo / Profesional de apoyo - Comunicación Científica

 

 

Mediante la firma de un acuerdo de voluntades de manejo sostenible entre Corpoguajira y las comunidades Wayuú de los sectores de Cabo de La Vela, Carrizal, Cardón, Auyama (Uribia) y Santa Rosa (Manaure), en La Guajira, las comunidades se comprometieron a la implementación de buenas prácticas de tránsito local de embarcaciones para la protección de los pastos marinos presentes en el Distrito Regional de Manejo Integrado - DRMI Pastos marinos Sawäirü, en el marco de la aplicación de las “Medidas de Adaptación basada en los Ecosistemas (MAbE) para la protección contra la erosión costera en un clima cambiante”, que se ejecuta con el apoyo de la Iniciativa Climática Internacional IKI en este departamento.

 

El proyecto, tuvo como propósito sensibilizar a las comunidades acerca de la importancia de los pastos marinos, resaltando los servicios ambientales que ofrece como barrera natural contra la erosión costera y como reservorios de carbono.

 

Entre los compromisos de las comunidades, se encuentran los relacionados con disminuir la velocidad de las embarcaciones al acercarse a la orilla, el uso de remos para entrada y salida, y realizar el anclaje sobre zonas claras y no sobre los pastos marinos.

 

También se comprometieron a evitar el vertimiento o descarga de residuos químicos como aceites, grasas, combustibles en el mar y a hacer el mantenimiento periódico de las embarcaciones en tierra.

 

 

Por su parte, Corpoguajira acordó fortalecer las capacidades de las comunidades en manejo sostenible y protección de los pastos marinos, mediante jornadas de sensibilización, así como también ejercer vigilancia y control a fin de evitar acciones que vayan en contra de los compromisos.

 

Finalmente, el proyecto incluyó  la instalación por sector de la señalización en tierra en el Distrito Regional de Manejo Integrado - DRMI Pastos marinos Sawäirü, que consistió en una valla y un rótulo con información del área marina protegida y, la entrega de una enramada, construcción típica wayuú, para ser empleada como un espacio de educación ambiental y de afianzamiento de gobernanza de las comunidades en el territorio.