Atrás

Con expertos locales, se priorizan áreas potenciales para la restauración de manglares en el Caribe colombiano

 

En el marco del convenio 924 entre la Dirección de Asuntos Marinos, Costeros y Recursos Acuáticos –DAMCRA del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, y el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras –INVEMAR, y con el objetivo de revisar, de la mano de expertos, el análisis de las variables que se incluirán en un modelo espacial para la identificación de áreas prioritarias para la restauración de manglares en la región Caribe, entre 1 y 2 de noviembre se llevó a cabo el taller ‘Priorización de áreas potenciales para restauración de manglares en el Caribe continental colombiano’.

 

Este espacio es parte de un ciclo de talleres regionales, cuya finalidad es generar insumos para la creación de un mapa nacional de prioridades de áreas potenciales para la restauración de manglares como una herramienta de apoyo a la toma de decisiones que aportará a la elaboración del Plan Nacional de Restauración de Manglares.

 

En este sentido, se buscó el consenso, por medio de votación, del grupo interdisciplinar de actores regionales, autoridades ambientales, institutos de investigación, universidades y ONG’s, para definir cuáles y qué condiciones tendrán los criterios para la priorización de las zonas. Así, por medio de esta dinámica de trabajo, se logró ajustar la matriz de análisis jerárquico de las variables del componente biofísico y el componente socioambiental.

 

Los expertos dieron sus aportes y sugerencias de ajuste para cada variable, y se realizó una evaluación por pares con todas las variables a fin de establecer el peso que cada una tendrá dentro del modelo, es decir, el valor de importancia. Como resultado, cada variable en cada componente obtuvo un peso relativo que oscila entre 0% y 100%.

 

De esta manera, se identificó que las variables de mayor relevancia para el componente biofísico son el cambio de cobertura de manglar y el cambio del índice de vegetación de diferencia normalizada, este último se refiere al que brinda información sobre el estado de la vegetación a través de la medición de su verdor y su densidad.

 

Por su parte, desde el componente socioambiental, resaltaron como variables el orden público, la proximidad a sitios con reportes de acciones de restauración previas y el índice de calidad de agua ICAM, que es el indicador de estado que facilita la interpretación de las condiciones naturales y el impacto antropogénico de las actividades humanas sobre el recurso hídrico marino y costero.

 

Este taller contó con la participación de delegados de diferentes instituciones y entidades como el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Parques Nacionales Naturales de Colombia, Fundación Omacha, el Fondo Mundial para la Naturaleza –WWF, Vida Manglar, el Departamento Administrativo Distrital Para La Sostenibilidad Ambiental –Dadsa, la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique –Cardique, la Dirección General Marítima –Dimar, la Universidad Nacional de Colombia, la Universidad del Sinú, entre otras.

 

De este modo, se espera que este ciclo de talleres finalice el próximo 30 de noviembre en la ciudad de Cali, donde se reunirán expertos en manglares de la región Pacífico. A partir de entonces iniciará la fase de procesamiento y construcción de los modelos finales de priorización para cada región.