Atrás

MinAmbiente e INVEMAR lideran primera expedición a una cordillera submarina en el Caribe para declararla como área protegida.

Colombia cuenta con el 14% de su superficie marina en áreas marinas protegidas. La declaración de la Cordillera Beata del Caribe junto a otras zonas marinas del país, permitiría llegar al 18%.

 

 

Con la primera expedición a una cordillera submarina en el Caribe, que zarpó desde Cartagena de Indias para evaluar fondos marinos, Colombia da grandes pasos en el cumplimiento de la iniciativa 30x30, que el Gobierno Nacional anunció en la pasada Cumbre de Cambio Climático COP26 en Glasgow, de que el país logrará el 30% de sus áreas protegidas no al año 2030, como lo establece el acuerdo mundial, sino en este 2022, antes de que finalice el mandato del presidente Iván Duque Márquez.

 

Se trata del Crucero de Investigación Cordillera Submarina Beata, que es una elevación de base triangular localizada en el extremo nororiental del Caribe, frente a la península de La Guajira y en límites con la frontera marítima con República Dominicana.

 

Esta expedición tiene por objetivo “desarrollar una evaluación ambiental para la declaratoria como área marina protegida como estrategia de restauración de paisaje de la Cordillera Beata en el Caribe colombiano” a través de la  recopilación de información en seis temas clave: ADN Ambiental; Inventario de mamíferos marinos; Oceanografía y calidad de aguas; Plancton; Densidad acústica; y la Adquisición de imágenes y videos de los ecosistemas profundos, a partir del uso de Vehículos de Operación Remota – ROV.

 

La cordillera Beata es un monte submarino de 450 km de largo y 300 km de ancho, de los cuales cerca del 60% están localizados en aguas colombianas. El área de estudio a explorar es de 3.500.000  hectáreas (casi 3.5 veces el departamento de Sucre), ubicado a 400 millas náuticas del puerto de Cartagena (entre dos y tres días de navegación), con profundidades que oscilan entre los 1500 metros hasta los 4400 metros. Su topografía presenta un relieve variable, con escarpes relativamente empinados y pendientes moderadas, entre otras características. Su declaratoria como área marina protegida, junto a otras iniciativas como la ampliación del Santuario de Fauna y Flora de Malpelo, el Distrito Nacional de Manejo Integrado Yuruparí-Malpelo y la creación de una nueva AMP en las colinas y lomas submarinas del Pacífico norte, aumentarían un 4% las áreas marinas protegidas del país.

 

“La Cordillera Beata es un sistema de nuestro Caribe oceánico que alberga valores de biodiversidad, fenómenos oceanográficos importantes, características geológicas únicas. Es un punto de encuentro de la placa del Caribe, de la placa del Atlántico y de la placa suramericana, lo que le otorga características especiales que merecen ser observadas, estudiadas e identificados” Francisco Arias, Director General INVEMAR.

 

Evento de zarpe de la expedición

 

 

El evento realizado en las instalaciones de Serport en Cartagena, contó con la presencia del Ministro de Ambiente, Carlos Eduardo Correa, el Director General de INVEMAR, Francisco Arias, el Director de Parques Nacionales Naturales, Orlando Molano, el Capitán de puerto de Cartagena en representación de la Dirección General Marítima, Capitán de navío Darío Sanabria, y el Gerente de Serport, Rodrigo Barraza.

 

“Este es un gran paso para ampliar las áreas marinas protegidas, que representan el 14% de la superficie marina del país. Estamos haciendo todo lo posible para que Colombia cumpla sus metas ambientales, las que hemos anunciado en el país y en escenarios internacionales. Es con hechos como lo estamos haciendo. Aunque el país solo produce el 0.6 % de emisiones de gases contaminantes, sí es uno de los más expuestos al cambio climático. Por ello, también va rumbo hacia dos propósitos fundamentales: reducir en 51 % las emisiones de Gases de Efecto Invernadero al año 2030 y alcanzar la carbono neutralidad al 2050, lo que podremos lograr gracias, entre otras cosas, a la Ley de Acción Climática con que ya contamos los colombianos”, explicó el ministro Correa.

 

Por su parte, el Capitán Arias, Director de INVEMAR, resaltó: “Hemos logrado para este ejercicio, convocar a la Red de Centros de investigación marina de Colombia, una Red que por mandato de Ley, el Ministerio ha organizado y es coordinada por INVEMAR. Hemos logrado que en este crucero participen las entidades miembro. A bordo, científicos de la Armada Nacional y la Universidad del Valle, y adicionalmente del material que se colecte de información, un equipo de estas universidades e instituciones marinas que son parte de la Red, van a estar procesando el documento, la información, las muestras no solo para construir el documento base para cumplir el mandato del Sr. Presidente, sino un documento general de la situación, de la presencia de especies y de elementos clave de esta zona del país, que esperamos se convierta en un piloto para seguir avanzando en el conocimiento de otras aguas profundas y otras aguas oceánicas de esa frontera azul nuestra que necesita de esa información” Francisco Arias, Director INVEMAR.

 

Sin precedentes

 

 

La expedición científica, sin precedentes en el Sistema Nacional Ambiental – SINA, está integrada por 68 personas, de las cuales 47 son investigadores altamente calificados que trabajarán con tecnología de punta (vehículos de operación remota, ADN ambiental, entre otras). Cuenta con un presupuesto de más de 7242 millones de pesos, de los cuales el Minambiente aporta más de 7145. Está liderada por el Invemar, con la participación de Parques Nacionales Naturales, la Dirección General Marítima, la Universidad del Valle y otras entidades miembro de la Red de Centros de Investigación Marina de Colombia, y las empresas de ingeniería y servicios portuarios Serport y Sea Trepid.

 

El crucero de investigación surge de los recientes análisis de vacíos de representatividad para el Subsistema de Áreas Marinas Protegidas - SAMP como parte del SINAP, donde se identificó la falta de representatividad de paisajes submarinos como cañones y montes submarinos, reconocidos por su altos valores de biodiversidad en el Convenio de Diversidad Biológica-CDB y organizaciones internacionales como UICN, WCPA, NOAA, entre otros. Este reconocimiento ya se ha hecho en países como EEUU, Canadá y Francia los cuales han declarado este tipo de AMP dado el crecimiento de las actividades productivas mar afuera como la extracción de minerales, pesca de arrastre, tendido de cables submarinos, explotación de petróleo y gas, etc., que de desarrollarse de manera no sostenible pondrían en riesgo este capital natural.

 

Las expectativas

 

Las aguas marinas profundas han alcanzado un alto reconocimiento como reserva fundamental de biodiversidad, comparable con otros ambientes. Teniendo en cuenta el origen volcánico de la Cordillera Submarina Beta, se espera con este crucero el reconocimiento de nuevos hábitats bentónicos presentes y el registro de nuevas especies que contribuyan con el inventario de la biodiversidad de Colombia y del mundo entero. De igual manera, se espera corroborar la hipótesis de  “oasis” que produce esta cordillera submarina con la presencia de remolinos o grandes meandros, que parecen generar un afloramiento permanente de aguas frías y ricas en nutrientes que a su vez producen una alta productividad  que sustenta una alta diversidad de especies.

 

“Los resultados de esta campaña científica marcarán un antes y un después en materia de investigación marina en Colombia. Su primer objetivo será avanzar en las estrategias de protección y restauración, pero marcarán una contribución del país al entendimiento de los fenómenos oceanográficos a nivel regional y mundial, y servirán de guía para el desarrollo de nuestras capacidades de investigación y las respuestas de país a los retos del desarrollo sostenible en el escenario de un planeta sometido al cambio climático”, refirió el Capitán Arias.

Arias y el ministro Correa aprovecharon para convocar a la comunidad científica marina para que acompañe esta exploración, buscando aunar las capacidades nacionales para alcanzar los mejores resultados de este esfuerzo único.